Hay muchos blogs y muy buenos, dedicados a lo que se conoce como rock nacional, a su historia y difusión de canciones, grupos y discos.
No pienso competir con ellos... sería infructuoso para mí y carente de sentido.
Lo que pretendo en este espacio es compartir una serie de rarezas, anécdotas varias y dulzuras eternas, que he ido descubriendo en este camino de tratar de conocer mejor a los hombres detrás de los ídolos... cuestiones que los hacen más humanos y más grandiosos a su vez...
Espero lo disfruten, yo por cierto lo haré...
"Bienvenidos al tren"

lunes, 2 de enero de 2012

Reposteo...


martes 8 de junio de 2010

Y si acaso no brillara el sol...

Verano de 1991...
Comenzó a sonar en las radios rosarinas una canción distinta a todo lo que había escuchado antes, su autor: Luis Alberto Spinetta. Un nombre que sin dudas conocía, pero no conocía sus canciones... hasta esa noche que surgió de mi radio una melodía..."Si a tu corazón yo llego igual, todo siempre se podrá elegir, no me escribas la pared, solo quiero estar entre tu piel".
De más está decir que me quedé con la oreja pegada al aparato...
Tuve suerte, esa noche hicieron un recorrido por el nuevo disco y pude escuchar, disfrutar y descubrir cada uno de sus temas.
Ovbiamente fue amor a primera oída!!!
Tuve más suerte aún, anunciaron una entrevista con el propio Luis Alberto para el sábado siguiente, la cita estaba hecha.
Allí estuve, pegada a mi radio, esperándolo...
Escuché la entrevista y descubrí a un ser exepcional, una dulce voz que desde la simpleza de sus palabras lanzadas al aire en ondas de radio podía definir la magia de la concepción de una nueva vida con sencillez absoluta "Todos somos un pelusón de leche" decía al ser preguntado sobre el título del álbum. "Cuando nacemos somos eso, un pelusón de leche, una pelusita cósmica esperando crecer", (hablaba de su hija Vera, que en ese momento estaba en la panza de Patricia, su mujer, y nacería poco tiempo después).
Yo tenía 13 años y me impactaron de tal forma sus decires que hoy, 20 años después, los recuerdo como si estuviera oyéndolo...
Allí nació mi amor por Luis, comencé a buscar su música, a mirar sus presentaciones en tv, a leer cuanta revista o publicación lo mencionase, y a devorar cuanto libro sobre su persona y sobre su obra llegó a mis manos.
Sé que al iniciar este blog prometí anécdotas sobre el rock nacional, música que amo. Pero en este caso me permito una licencia, para compartir una anécdota personal, que marcó a fuego mi adolescencia, y propició mi acercamiento a este maravilloso poeta del alma y trovador de la ilusión, un absoluto manantial de amor en el que abreva mi espíritu...
Aquí dejo el video de la primer canción de Spinetta que escuché, y que hizo que amara su música hasta la eternidad...